​Impresoras 3D contra el Covid-19

Entrevista a Cristopher Encinas (Cummins Argentina​)

Cristopher Customs es un emprendimiento dedicado a crear réplicas de cascos de superhéroes y disfraces. Sin embargo, cuando irrumpió la noticia del brote generalizado de Coronavirus COVID-19 en el mundo, pusieron sus recursos a disposición de la salud y fabricaron más de 700 máscaras que se donaron a hospitales, policías y civiles del barrio.       

Todo comenzó en octubre de 2019 como un proyecto personal, el de crear su propio disfraz de Spiderman, y fue compartiéndolo paso a paso en redes. Gracias a la excelente repercusión que tuvo y la cantidad de consultas recibidas, entendió que esta era una gran oportunidad para iniciar un emprendimiento.

"Comencé haciendo máscaras de Spiderman y vendiéndolas. Luego, al ver la aceptación de la gente y el reconocimiento que tuvimos en la feria Comic Con, decidí avanzar con la impresión 3D y realizar réplicas de cascos. Así conocí a mi socio, quien se encarga de realizar las impresiones". Al cabo de dos meses del proyecto inicial, y gracias a la repercusión que les dio el evento, ya estaban trabajando con lista de espera debido a la cantidad de pedidos.

No obstante, ante la crisis sanitaria mundial, Cristopher y su socio querían ayudar. Para hacerlo, crearon un grupo en Facebook llamado "Impresoras 3D contra el Covid-19" y, junto a otros impresores, comenzaron a fabricar mascarillas para donar.

 

P: ¿Cómo se te ocurrió la idea de fabricar las mascarillas? ¿Cuál fue tu inspiración?

R: Cuando comenzó la pandemia, quería ayudar, pero no sabía cómo hacerlo. Hasta que mi socio, con el que fabrico los cascos, tuvo la idea de usar la impresora 3D para fabricar visores y hacer máscaras. Ahí vi la oportunidad que estaba buscando y empecé a proveerle los insumos -como el acetato- que se utiliza para los visores. También estuve realizando los cortes de las planchas y los orificios para ensamblar el resto de los elementos.


P: ¿Cuáles fueron las instituciones que recibieron la donación?

R: Principalmente, el Hospital de Trauma Dr. Abete y Hospital Mercante de José C. Paz. También repartimos mascarillas a policías y civiles del barrio.

 

P: ¿Cuánto tiempo te llevó completar la cantidad que se donó?

R: Cada visor tarda aproximadamente una hora en imprimirse, y la impresora funcionaba las 24 del día sin interrupción. Además, después hay que recortar las planchas, hacer los cortes y ensamblarlas.

 

P: ¿Cómo llegó la donación a las instituciones? ¿Qué repercusiones tuvo?

R: Los policías que se habían acercado a solicitar máscaras para ellos mismos, fueron luego a buscar las cajas a mi casa para entregarlas en los hospitales. Nos agradecieron a través de historias y comentarios en grupos en las redes sociales.  

 

P: ¿Cómo te sentiste vos al hacer la donación?

R: Yo lo único que quería era ayudar y pude encontrar una manera de hacerlo. ¡Hay que estar atentos para reconocer esas oportunidades y aprovecharlas siempre que sea posible!

 

P: ¿Algo más que quieras comentar?

R: Me gustaría destacar la generosidad de mi socio, quien se encuentra en una difícil situación económica e igualmente quiso dejar de lado su propio negocio para poder realizar esta acción solidaria.