No son muy frecuentes en la alicaída actividad naviera nacional las incorporaciones de nuevas unidades para el transporte nacional o regional de mercaderías por vía marítima o fluvial. Menos aún que esas incorporaciones se correspondan con naves construidas o recicladas en el país y con mano de obra nacional. Este es el caso del "Argentina C", una moderna unidad apta para el cabotaje fluvial, y también para el tránsito marítimo nacional y regional. La nave, que tiene una eslora de 127 metros y es apta para transportar 832 contenedores de 20 pies de longitud, fue reconstruida a nuevo en el astillero argentino UTE Ramallo.

La nave se encuentra equipada con tres grupos electrógenos Cummins de 550 KVa (Motor K19) y Alternadores STAMFORD HC5. Los mismos fueron fabricados por la empresa argentina Bounous Hnos.

Entre el ​número público presente, además de funcionarios nacionales, se dio cita buena parte de la plana mayor de la Prefectura Naval Argentina encabezada por el subprefecto nacional naval, prefecto general Hugo Ilacqua, como así también el director de Intereses Marítimos de la Armada, contraalmirante Pablo Fal, y el director general de Educación de la fuerza, contraalmirante Fernando Emir Maglione. La presencia de este último no fue casual: el "Argentina C" pasa a constituirse, además de en una herramienta al servicio del comercio regional y exterior del país, en un buque escuela para los futuros oficiales de la Marina Mercante que se forman en las escuelas Nacional de Náutica y Nacional Fluvial, ambas dependientes de la Armada Argentina.